a

a

Construcción de un barco

La construcción de la maqueta de un barco es una experiencia única. A diferencia de otros tipos de reproducciones, requiere materiales naturales como la madera, cuyo empleo necesita de ajustes y técnicas específicas. Una típica maqueta de barco, incluso si se trata de un producto presentado en una caja de montaje, no tiene nada que ver con un kit de plástico: cada pieza tiene que adaptarse y, por así decirlo, modelarse antes de colocarla. La construcción es progresiva, evoluciona poco a poco, pasando de una fase a la siguiente, y cada etapa exige una experiencia y un saber hacer diferentes.
Quien aborda por primera vez esta afición quizá tendrá, al principio, dificultades para comprender cómo es posible completar una reproducción majestuosa (impresionante y fiel hasta el último detalle a una gran nave, dotada de todos sus mástiles, velas, cañones y equipamiento) a partir de un montón de piezas contrachapadas sueltas. Sin embargo, conseguirlo está al alcance de todo el mundo, incluidos quienes no son particularmente hábiles en los trabajos manuales. No obstante, es evidente que la experiencia facilita mucho el trabajo. Durante la construcción de una maqueta naval de madera, sea la que sea, se pasa inevitablemente por fases delicadas y momentos críticos: algunos son inevitables, otros exclusivos de un determinado tipo de maqueta. Pero todos estos problemas ya los han encontrado y solucionado modelistas que más allá de sus conocimientos individuales han aplicado simplemente técnicas y métodos nacidos de su experiencia.

El navío más poderoso del siglo XVIII

El Santísima Trinidad fue el fruto más sobresaliente de la decidida política emprendida hacia 1748 por el marqués de la Ensenada, por entonces secretario de la Marina española. Para revitalizar la maltrecha Armada, el marqués envió al constructor Jorge Juan a Londres con la finalidad de reclutar a los mejores carpinteros de ribera. Burlando la vigilancia inglesa, Jorge Juan contrató, entre otros, a Matthew Mullan, uno de los más reputados maestros británicos. Como resultado de esta decisión se construyeron 46 unidades de los famosos "74 cañones", 35 fragatas y 5 navíos de más de 90 cañones, entre los que destacó el Santísima Trinidad, el buque más poderoso construido hasta entonces, con capacidad para 136 unidades de artillería distribuidas en cuatro cubiertas. Matthew Mullan recibió el encargo de diseñar el buque mejor armado de la época y se decidió que se construyera en La Habana, ya que el arsenal de La Carraca de Cádiz, donde trabajaba Mullan, no era apto para navíos de más de dos cubiertas. Fue botado en 1769 con 61,4 metros de eslora y 16,6 de manga, medidas no superadas entonces por ningún barco. Se armó en El Ferrol con 120 cañones y se hicieron algunas reformas para intentar solucionar algunos problemas de navegación y la excesiva escora. El Santísima Trinidad necesitaba una dotación de mil hombres entre mandos, artilleros y marineros, sin contar con los contingentes de Infantería de Marina que pudiera transportar según las necesidades de cada operación. El barco se incorporó a la Armada y en seguida adquirió la categoría de símbolo por su imponente presencia y su capacidad artillera, además de convertirse en la joya codiciada por los ingleses. Participó en el intento de bloqueo del canal de la Mancha y más tarde en el de Gibraltar, donde estuvo a punto de naufragar a causa de un temporal en el estrecho. El 9 de agosto de 1780 entró en combate por primera vez, apresando 4 fragatas y 51 buques de un convoy inglés cerca del cabo de San Vicente. También tomó parte en la reconquista de Menorca, apresando otro convoy británico. En 1782 participó como buque insignia de Luis de Córdoba en el asedio de Gibraltar. En otro combate en el cabo de San Vicente estuvo a punto de ser derrotado en gran desigualdad de condiciones frente al ataque de navíos ingleses que lo desarbolaron y causaron más de 200 bajas. En la ampliación realizada en 1795 se corrió la batería alta, elevándose el número de piezas de artillería a 136 unidades. En Trafalgar fue apresado por cuatro navíos ingleses tras sufrir numerosas bajas. Mientras era remolcado a Gibraltar por los británicos para ser mostrado como trofeo de guerra, un incendio lo hundió definitivamente.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Construcción del trinquete


Vamos a construir el trinquete y al igual que hicimos con el bauprés, presentamos la lista de piezas.


Con un varilla de sapelli de 12 mm de diámetro vamos a montar el macho del trinquete. Presentamos la varilla sobre la figura del plano del trinquete y marcamos con un lápiz la longitud total de la pieza Nº18, que debe llegar hasta la parte superior del tamborete Nº31. Después, cortamos la pieza a medida y, tras el corte, comprobamos que coincide con el dibujo del plano.



Recuperamos la plancha que contiene los tamboretes troquelados. Con un cúter, extraemos el tamborete Nº31, y pulimos con cuidado la pieza con papel de lija de grano fino.



Marcamos con lápiz un punto en el centro de uno de los extremos del macho del trinquete. Presentamos el tamborete Nº31 en el extremo del palo y utilizamos la marca de lápiz para centrar el recuadro con el extremo del palo y retiramos el tamborete.



Utilizamos una lima plana para desbastar la varilla hasta obtener cuatro laterales planos a las medidas que nos indica la fotografía, tomando como referencia el cuadrado dibujado en el extremo de la varilla.



comprobaremos que la parte cuadrada del macho del trinquete encaja en la abertura cuadrada del tamborete.



Con una lima le iremos dándole forma de cono al macho del trinquete, tal como nos indica el plano. Después, repasamos el palo con papel de lija de grano fino hasta dejarlo suave.



Con un cúter y con mucha precaución, extraemos las piezas Nº23, 24 y 25 de la plancha donde vienen troqueladas, y las pulimos con papel de lija de grano muy fino.



Como podrás comprobar, los baos (piezas 23) y las crucetas (piezas 24) tienen unos encajes como los de los enjaretados. montamos las piezas, sin pegarlas, de esta manera, verás que tienen mano y que no son iguales, a continuación las pegaremos con pegamento de secado rápido.



Pegamos el separador del trinquete (pieza Nº25) en el centro, a continuación introducimos el macho del trinquete (pieza Nº18) por el orificio más pequeño de las crucetas. El extremo del macho del trinquete, que todavía es cilíndrico, debe quedar enrasado con la parte superior de las crucetas. En caso de que no entrara, ajustamos el diámetro superior de la varilla hasta que encaje correctamente.


Para hacer la cofa del trinquete, cogemos un listón de 2 x 3 mm de nogal africano o de sapelly y cortamos 12 trozos a 85 mm de longitud.



Cogemos otro listón de 2 x 3 mm de nogal africano o de saprlly y cortamos 18 trozos a 27 mm de longitud.



Los listones que hemos cortado a 85 mm, es decir los mas largos, pegamos 5 listones y 7 listones por separado, como muestra la fotografía.



De los listones que hemos cortado a 27 mm, es decir los mas cortos pegaremos 9 trozos y 9 trozos por separados como muestra la fotografía.



A continuación pegamos las dos porciones pequeñas con una de las grandes como muestra la fotografía, esperamos que se seque el pegamento.


A continuación pegamos la otra porción al conjunto, como muestra la fotografía y esperamos que se seque bien todo el conjunto.



Del plano del trinquete, sacamos el patrón de la cofa en un cartón y la colocamos encima del conjunto de madera que hemos fabricado en los pasos anteriores, para darle la forma a la cofa, como muestra la fotografía,



En esta fotografía podemos ver la cofa del trinquete ya finalizada.



Con listones de sapelly de 2 x 2 mm vamos a entablillar la cofa del trinquete. Primero, trazamos con un lápiz unas líneas sobre la cofa que la divida en cuatro partes. Estas líneas nos servirán de guía para poder pegar los listones sobre la cofa.



Igualamos los extremos de los listones con los perfiles de la cofa, con la ayuda de un taco lijador, tanto por el interior como por el exterior.



Practicamos sobre la cofa los taladros de 1 mm de diámetro que nos indica el plano. Después, la lijamos y la pintamos de negro.


Practicamos con el limatón cuatro rebajes en las zonas del bao que nos muestra la fotografía. si observas la figura del trinquete, verás que estos rebajes servirán para ubicar unos estrobos con cuadernal, y a continuación la pintamos de negro.



Preparamos cuatro estrobos de cuadernal y los fijamos en los rebajes que hemos realizado en el paso anterior, como muestra la fotografía.



Pegamos el conjunto de baos y crucetas centrado sobre la cofa, orientado tal como se muestra en el plano.



A continuación cogemos las columnas de la cofa, y con unos alicates de corte, ajustamos la longitud del pivote de cada una para que no atraviesen la cofa cuando las coloquemos, como muestra la fotografía, y las pintamos de rojo.



Aplicamos pegamento de secado rápido y fijamos las columnas insertando los pivotes en los orificios realizados en pasos anteriores. observa la orientación de las columnas antes de pegarlas.



Cortamos una chapa de ramín de 1 x 3 mm a la medida que nos indica el plano, la pintamos de rojo y la fijamos encajándola sobre las columnas, como muestra la fotografía.



Preparamos un estrobo de motón y lo fijamos en la columna central de la barandilla de la cofa, como muestra la fotografía.


Con listones de 1 x 8 mm vamos a montar las jimelgas del trinquete (pieza Nº19). Marcamos sobre los listones las longitudes que nos indica la figura del plano y los cortamos a medida.



Extraemos las cacholas de la plancha donde vienen troqueladas, las pulimos con papel de lija de grano fino y las pintamos de negro. Después, las pegamos contra el macho del trinquete en la posición que nos indica el plano.



Colocamos el macho del trinquete sobre el plano, y con un lápiz marcamos la posición donde irán colocadas las jimelgas. Después, aplicamos cola de contacto sobre las superficies a unir. Cuando la cola ya no sea pegajosa al tacto, colocamos las jimelgas sobre el palo. Presionamos con firmeza, y con el de madera de alguna herramienta, frotamos la superficie de las jimelgas para que se adhieran fuertemente.



Pulimos las jimelgas del trinquete con papel de lija de grano fino. Después, aplicamos una capa uniforme de pintura acrílica de color negro. Cuando la pintura se haya secado, preparamos las reatas Nº20 con hilo marrón de 0,50 mm de diámetro.



Insertamos el macho del trinquete por el orificio más pequeño de la cofa hasta que ésta repose sobre las cacholas. Observa en el plano la posición correcta de la cofa antes de proceder. Después, aplicamos pegamento de secado rápido en las uniones.


con un listón de 3 x 3 mm de nogal africano, aremos los pasacabos del macho del Trinquete, cortamos dos trozos de 11 mm de longitud, con un limatón plano le aremos los rebajes que muestra la fotografía, y los pintamos de negro.



Recuperamos los pasacabos que hemos realizado en el paso anterior, y los pegamos en el extremo del macho del trinquete, distribuidos como nos muestra el plano.


Elaboramos dos estrobos de motón y los fijamos en la zona del palo del trinquete que nos indica la fotografía.



Con una varilla de sapelli de 8 mm de diámetro, elaboraremos el mastelero del trinquete (pieza Nº33). Es muy importante que tomes las medidas del plano y que te fijes en los rebajes antes de proceder. Después, con un taladro y una broca de 1 mm, practicamos los orificios que nos indican las figuras del plano.



Elaboramos las cacholas del mastelero (piezas Nº34) con listón de nogal africano de 2 x 3 mm. Antes de pegar las piezas, debemos darles la leve inclinación adecuada, tal como se indica en el plano. El rebaje del extremo del mastelero debe encajar en el orificio del tamborete Nº36.



Introducimos el extremo del mastelero del trinquete por el orificio más retrasado de la cruceta del mastelero, pieza Nº35, la cruceta debe reposar sobre las cacholas del palo. Aplicamos pegamento y la fijamos, observando previamente el plano.


Para ir completando el montaje del palo trinquete, preparamos un estrobo de cuadernal con hilo de color crudo de 0,15 mm de diámetro. Como podemos observar en la fotografía, el estrobo rodea el mastelero del trinquete por encima de su cruceta, y queda suspendido por delante del palo.



Continuamos colocando los estrobos de cuadernal y de motón que nos muestran las figuras del mastelero del trinquete del plano.



Para construir las mesetas del tamborete, utilizaremos un listón de ramín de 5 x 5 mm. Cortamos dos trozos de listón de 15 mm de longitud y, con un taco de lija, le damos la forma semi circular, tal como se muestra en la fotografía. Después, con un limatón redondo, practicamos un rebaje en el centro de cada una de las piezas. Este rebaje servirá para guiar unos cabos que colocaremos más adelante.



Cortamos un trozo de listón de ramín de 2 x 5 mm a medida para que encaje entre los baos de la cofa. lo pintamos y pegamos enrasado con la parte superior de los baos. Colocamos el macho del trinquete, el tamborete y el mastelero tal como se muestra en el plano, y unimos las piezas con pegamento de secado rápido.



Pegamos encima del tamborete las dos mesetas orientadas tal como nos muestra la fotografía. Lijamos el conjunto y lo pintamos de negro, después añadimos los cáncamos, los estrobos y los cuadernales que se indican en la figura del plano.



Elaboramos la boza de la verga (pieza Nº29) con hilo de color marrón de 0,80 mm de diámetro. En el punto donde se unen los dos extremos de la boza, haremos un ojal. Montamos también otras dos bozas con un cuadernal en cada una de ellas. Observa cómo pasan por el interior de los pasacabos.



Aplicamos un punto de pegamento en la zona donde la boza central toca con la meseta del tamborete. Después, pasamos el extremo de la boza central por el orificio que hay entre los baos de la cofa, de manera que el ojal quede orientado al frente, por debajo de la cofa. Cruzamos las dos bozas laterales por delante del mastelero, de manera que los cuadernales de sus extremos queden por el exterior de las cacholas y por debajo de la cofa.



Con una varilla de sapelli de 5 mm de diámetro elaboraremos el mastelerillo del trinquete. Con un listón de nogal africano de 2 x 3 mm, realizamos y pegamos los tojinos (pieza Nº38) del plano. Después, lo lijamos y lo pintamos.



Fijamos en el mastelerillo los estrobos, los motones, los cuadernales y el remate del mástil tal como nos indica el plano.



Colocamos el mastelerillo, el tamborete pequeño y el mastelero, orientados como nos muestra el plano. Después, aplicamos pegamento de secado rápido a las uniones de las piezas. Colocamos los estrobos de motón y de cuadernal del tamborete, tal como muestra la imagen del plano.



Este es el aspecto que presenta el palo del trinquete ya montado, Reserbamos los materiales sobrantes para su utilización en fases de montaje posteriores.



Comprobamos que el palo del trinquete entra en el orificio de la cubierta del castillo. De no ser así, retocamos el orificio con una lima de sección circular.



Introducimos el palo del trinquete en el primer orificio de proa y lo deslizamos hasta que haga tope. No lo pegues todavía, sólo muestro la posición que tendrá en el casco.



Este es el aspecto del Santísima Trinidad con el palo del trinquete colocado y sin pegar aun.














8 comentarios:

VÍCTOR dijo...

que pasa amigo, no veas como me esta viniendo todo lo que estas aportando, de momento el bauprés lo acabo de terminar gracias a ti, muchas gracias por todo este trabajo que estas haciendo...

Julian Jaramillo dijo...

Hola Victor que tal, gracias compañero por seguir mi humilde trabajo, y me alegra que te sea útil, un saludo.

Jose dijo...

Hola Julian.
Lo primero felicitarte por tu trabajo con el Santisima Trinidad, Yo lo estoy haciendo tambien y ya estoy con el velamen.
He visto q vives en Montmelo, vivi alli 10 años y la verdad q me gustaria saber si tambien te criaste alli o ya fuiste de mayor, pues por tu foto creo q mas o menos somos de la misma quinta.
Un saludo.
Jose.

Julian Jaramillo dijo...

Hola José, que tal compañero muchas gracias por tu comentario y por seguir mi humilde trabajo, me alegro mucho que tu tambien estés con el Trini espero que estés disfrutando tanto o mas que yo aunque lo llevas mas adelantado que yo, pues yo a Montmelo me vine con 20 años recién acabada la mili me alegro que vivieras aquí también pues hace mucho que te marchas tes de aquí, yo soy de la quinta del 79, un gran saludo.

Jose dijo...

Pues si, parece q lo tengo un poco mas adelantado q tu, pero he de decirte q me guie de ti en algunas cosas, pues segui la MT q tenias en el foro Yoryi.
Me fui de Montmelo en el año 80, asi q seguramente no coincidimos.
Tengo ganas de volver a ver Montmelo, q seguro ha cambiado mucho desde entonces, pues tengo muy gratos recuerdos de aquella epoca.
Un saludo.
Jose.

carlos benjamin dijo...

hola yo estaba pensando en hacer un barco toda esta semana busque en internet paginas y buscando tipos de madera me tope con tu exelente post no lo puedo creer voy a hacer tu barco solo necesito que me des el nombre de la madera esa que es muy finita para el casco y te mandare mis imagenes muchas gracias te lo voy a agradecer

Julian Jaramillo dijo...

Hola Carlos, encantado de recibirte en este fascinante mundo del modelismo, y encantado también en que hayas decidido hacer el Santísima Trinidad te puedo asegurar que vas a disfrutar con el muchas horas también te comento que tengas mucha paciencia y tranquilidad en su elaboración, el nombre de esas tiras e Tiras de forro de Sapelly de 0,5 x 5 mm de anchura también pueden ser de 6 mm de anchura, animo con el proyecto y espero esas fotografías que de seguro serán estupendas.

Un gran saludo.

Xavier López Sanz dijo...

No puedo dejar de agradecerte tu documentación del proceso. Estoy haciendo la sección y las instrucciones son insuficientes. Lo de la boza es muy útil, sobretodo si se desconoce este tipo de barcos como es mi caso.

Muchas gracias Julián.

SAludos