a

a

Construcción de un barco

La construcción de la maqueta de un barco es una experiencia única. A diferencia de otros tipos de reproducciones, requiere materiales naturales como la madera, cuyo empleo necesita de ajustes y técnicas específicas. Una típica maqueta de barco, incluso si se trata de un producto presentado en una caja de montaje, no tiene nada que ver con un kit de plástico: cada pieza tiene que adaptarse y, por así decirlo, modelarse antes de colocarla. La construcción es progresiva, evoluciona poco a poco, pasando de una fase a la siguiente, y cada etapa exige una experiencia y un saber hacer diferentes.
Quien aborda por primera vez esta afición quizá tendrá, al principio, dificultades para comprender cómo es posible completar una reproducción majestuosa (impresionante y fiel hasta el último detalle a una gran nave, dotada de todos sus mástiles, velas, cañones y equipamiento) a partir de un montón de piezas contrachapadas sueltas. Sin embargo, conseguirlo está al alcance de todo el mundo, incluidos quienes no son particularmente hábiles en los trabajos manuales. No obstante, es evidente que la experiencia facilita mucho el trabajo. Durante la construcción de una maqueta naval de madera, sea la que sea, se pasa inevitablemente por fases delicadas y momentos críticos: algunos son inevitables, otros exclusivos de un determinado tipo de maqueta. Pero todos estos problemas ya los han encontrado y solucionado modelistas que más allá de sus conocimientos individuales han aplicado simplemente técnicas y métodos nacidos de su experiencia.

El navío más poderoso del siglo XVIII

El Santísima Trinidad fue el fruto más sobresaliente de la decidida política emprendida hacia 1748 por el marqués de la Ensenada, por entonces secretario de la Marina española. Para revitalizar la maltrecha Armada, el marqués envió al constructor Jorge Juan a Londres con la finalidad de reclutar a los mejores carpinteros de ribera. Burlando la vigilancia inglesa, Jorge Juan contrató, entre otros, a Matthew Mullan, uno de los más reputados maestros británicos. Como resultado de esta decisión se construyeron 46 unidades de los famosos "74 cañones", 35 fragatas y 5 navíos de más de 90 cañones, entre los que destacó el Santísima Trinidad, el buque más poderoso construido hasta entonces, con capacidad para 136 unidades de artillería distribuidas en cuatro cubiertas. Matthew Mullan recibió el encargo de diseñar el buque mejor armado de la época y se decidió que se construyera en La Habana, ya que el arsenal de La Carraca de Cádiz, donde trabajaba Mullan, no era apto para navíos de más de dos cubiertas. Fue botado en 1769 con 61,4 metros de eslora y 16,6 de manga, medidas no superadas entonces por ningún barco. Se armó en El Ferrol con 120 cañones y se hicieron algunas reformas para intentar solucionar algunos problemas de navegación y la excesiva escora. El Santísima Trinidad necesitaba una dotación de mil hombres entre mandos, artilleros y marineros, sin contar con los contingentes de Infantería de Marina que pudiera transportar según las necesidades de cada operación. El barco se incorporó a la Armada y en seguida adquirió la categoría de símbolo por su imponente presencia y su capacidad artillera, además de convertirse en la joya codiciada por los ingleses. Participó en el intento de bloqueo del canal de la Mancha y más tarde en el de Gibraltar, donde estuvo a punto de naufragar a causa de un temporal en el estrecho. El 9 de agosto de 1780 entró en combate por primera vez, apresando 4 fragatas y 51 buques de un convoy inglés cerca del cabo de San Vicente. También tomó parte en la reconquista de Menorca, apresando otro convoy británico. En 1782 participó como buque insignia de Luis de Córdoba en el asedio de Gibraltar. En otro combate en el cabo de San Vicente estuvo a punto de ser derrotado en gran desigualdad de condiciones frente al ataque de navíos ingleses que lo desarbolaron y causaron más de 200 bajas. En la ampliación realizada en 1795 se corrió la batería alta, elevándose el número de piezas de artillería a 136 unidades. En Trafalgar fue apresado por cuatro navíos ingleses tras sufrir numerosas bajas. Mientras era remolcado a Gibraltar por los británicos para ser mostrado como trofeo de guerra, un incendio lo hundió definitivamente.

lunes, 20 de julio de 2009

Construcción del Navío Santísima Trinidad paso a paso 4ª parte

Así quedara el Santísima Trinidad una vez acabados las dos fases de forrado del casco, hemos concluido la cuarta parte del trabajo.
Para las zonas muy curvas del casco donde el taco lijador no llega, utilizaremos un trozo de papel de lija. Cuanto más suave quede el casco, mejor acabado final obtendremos. Recuerda que debemos lijar siempre en el mismo sentido que la veta de las chapas. Un accasorio que también nos puede ser muy útil es una esponja lija de grano fino. Estas esponjas se ajustan a la forma del casco sin ningún problema.
Vamos a lijar toda la superficie del casco para dejarla bien fina. Para esta operación debemos utilizar un taco lijador con papel de lija de grano muy fino. Se trata de eliminar los posibles desniveles entre chapas. Debemos tener mucha precaución de no pasarnos con el lijado, pues el forro es muy fino. Como podemos apreciar en la fotografía, se ha reservado el espacio de la roda y la quilla sin forrar a todo lo largo del barco. La fotografía muestra la popa del barco con el forro colocado por completo. En eata fotografía podemos observar cómo quedará la proa del barco una vez colocadas todas las cuñas. Las cuñas las realizaremos como lo hicimos en el primer forrado. Seguiremos con la colocación de las chapas de forro de sapelli y completaremos las hileras en dirección a las amuradas. Éste será el aspecto del Santísima Trinidad una vez completada esta fase del montaje. Reservaremos los materiales sobrantes para su utilización en fases de montaje posteriores. En esta fotografía podemos observar cómo el forro se va cerrando hacia la zona media del casco. En esta fotografía podemos observar cómo va quedando la proa del Santísima Trinidad. Iremos colocando chapas simultáneamente a ambos lados del casco. Continúaremos hasta colocar aproximadamente la cantidad de chapas que muestra la fotografía. Cortaremos los sobrantes de las chapas ajustadas al forro de popa. Observa en la fotografía cómo la zona del espejo de popa se va cerrando. Seguiremos pegando las chapas en dirección hacia la falsa quilla. En la zona del codaste, notarás que aunque quieras dominar las chapas hacia arriba, algunas de ellas se inclinan hacia abajo. Estos huecos que quedan los cubriremos más adelante con cuñas. También es habitual que en la zona de proa nos queden huecos como el que muestra la fotografía ya que, en función de la forma del casco, las chapas tienden a ir hacia arriba o hacia abajo. Más adelante las cubriremos con cuñas. Es probable que debido a la curvatura del casco en algunas zonas las chapas monten unas encima de otras. Cuando esto ocurra, debemos cortar con el cúter el trozo de chapa que se solapa con la otra. Es muy importante que presionemos con firmeza las chapas para evitar que más adelante se despeguen. Continuaremos con la colocación del forro de sapelli. Empezaremos por la zona de la falsa quilla y completaremos las hileras de chapas en dirección hacia las amuradas. Cortaremos el sobrante de las chapas a ras de la falsa quilla. Con la ayuda de un cúter, cortaremos los sobrantes de forro a ras de las amuradas. Empezaremos por la parte más alta del casco, es decir, por la popa y continuaremos hacia la proa. Para que al cortar no se rompan las chapas por donde no deben, avanza con el cúter desde la parte exterior del casco hacia la interior. Forraremos también la zona de popa hasta sobrepasar las amuradas. Pegaremos chapas de forro hasta que sobrepasen el perfil superior de las amuradas. Utilizaremos trozos de chapa más pequeños donde los necesites. Continuaremos colocando tiras de forro subiendo hacia las amuradas. Recuerda que debemos abrir los orificios que las chapas tapen a medida que avancemos con el forro. Pegaremos otra hilera de chapas por encima de la anterior. Es muy posible que en la zona de proa, por la curvatura del casco, las chapas se inclinen hacia arriba. Cuando esto suceda, como muestra la fotografia, dejaremos los espacios sin forrar, para taparlos más adelante con cuñas. Completaremos la hilera de chapas de ramín en dirección a popa. Cortaremos los sobrantes a ras de proa y de popa. Pegaremos una chapa de ramín por encima de la última hilera que colocamos en montajes anteriores. Ajustaremos la última tira de forro a la popa como hemos hecho en ocasiones anteriores. Colocaremos la misma cantidad de chapas en el otro lateral del casco. Continuaremos colocando tiras de forro hasta completar la hilera que hemos comenzado en el paso anterior. Presionaremos las chapas con firmeza para que no se despeguen posteriormente. Aplicaremos cola de impacto por debajo de la última hilera de chapas de sapelli que colocamos en pasos anteriores. Encolaremos tres o cuatro nuevas chapas. Pegaremos una tira de sapelli en la zona de proa del casco, tal como se muestra en la fotografía. Cortaremos el sobrante a ras de la falsa quilla de proa. Continuaremos colocando chapas de forro para completar la hilera que hemos empezado en el paso anterior. En total habremos colocado siete hileras de forro de ramín. Cuando hayamos terminado el otro lateral del casco, reabriremos las troneras que el forro haya tapado. Cortaremos el sobrante de la chapa a ras de la falsa quilla de proa como muestra la fotografía. Por encima de la última hilera pegaremos en la zona de proa una tira de forro, como muestra la fotografía. Como puedes observar queda un hueco, que cubriremos más adelante con una cuña. Continuaremos colocando tiras de forro a continuación de la que acabamos de colocar hasta completar la hilera hacia la popa del barco. Cortaremos los sobrantes a ras del casco. Una vez colocados todos los baos, continuaremos colocando el forro de acabado de ramín. Pegaremos la primera tira de forro en la zona que muestra la fotografía.
Éste será el aspecto del barco una vez completada esta fase del montaje. Reservaremos los materiales sobrantes para su utilización en fases de montajes posteriores. Presionaremos la tira para que se ajuste bien a la forma del casco. Observarás que en la zona de proa llegará un momento en el que la tira se cruzará por delante de la falsa quilla. Cuando esto suceda, con la ayuda de un cúter deberás cortar el sobrante de chapa a ras de la falsa quilla. Ahora enpezaremos a colocar el forro por la parte de la falsa quilla. Pegaremos la primera tira de forro ajustada a lo largo de la falsa quilla y dejaremos que sobresalga por la proa, pegaremos el mismo número de chapas en el otro lateral del casco. Continuaremos colocando tiras de forro hasta que completemos la hilera. PegarPegamos una tira de forro aproximadamente en la zona que se muestra en la fotografía. Tomaremos como referencia el espacio que queda sin forrar en el casco.
Cortaremos con el cúter, el sobrante de la tira a ras del forro de la popa del casco. Ajustadas por detrás de la tira que hemos colocado en el paso anterior, pegaremos dos tiras más hasta compleyar la hilera. Presionaremos especialmente las tiras en las zonas de mayor curvatura del casco. Vamos a iniciar la colocación del forro de sapelli en la parte inferior del casco. Para ello, aplicaremos con la espátula una capa fina de cola de impacto por debajo de las tiras de ramín. Recuperaremos chapas de forro de sapelli anteriores y aplicaremos también cola a cinco o seis de ellas. Pega una tira de forro de sapelli en la zona que muestra la imagen. Esta tira de forro debe quedar ajustada a las tiras de ramín que ya están colocadas en el casco. Seguiremos colocando tiras de forro hasta completar la hilera que hemos comenzado en el paso anterior. Cortaremos los sobrantes de chapa a ras del casco en la zona de popa. Recuerda que debemos colocar la misma cantidad de chapas en el otro lateral del casco para conseguir la simetría del forro. Pegaremos otra tira que llegue desde la zona del casco que muestra la fotografía hasta sobrepasar la falsa quilla de proa, por encima de la tira de forro que colocamos en el paso anterior. Como podrás observar, al igual que ocurrió con el primer forro, en este segundo también quedarán espacios que más adelante deberemos tapar con cuñas. Continúaremos colocando tiras de forro en dirección a popa hasta completar la hilera que emos comenzado en el paso anterior. Cortaremos los sobrantes de chapa donde sea necesario. Pegaremos otra tira de forro por encima de la última hilera de chapas, en la zona que muestra la fotografía. Cortaremos el sobrante de la chapa, con la ayuda del cúter, a ras de la curva que describe el casco. Recuerda que debes reabrir las troneras que las chapas hayan tapado. Completaremos la hilera de chapas colocando un par de tiras más, ajustadas detrás de la que hemos colocado en el paso anterior. Cortaremos con el cúter el sobrante de la tira a ras de la falsa quilla de proa. Pegaremos una tira de forro que llegue desde aproximadamente la quinta tronera de la primera batería y que sobrepase la falsa quilla de proa. Presionaremos fuertemente para que se pegue con solidez. Completaremos la hilera de tiras de forro colocando otra tira de chapa en la zona de popa del casco. Como puedes observar en la fotografía, esta tira también debemos ajustarla al forro de sapelli de popa. No olvidaremos que debemos realizar las mismas operaciones en el otro lateral del casco. Pegaremos una tira de forro ajustada delante de la tira que hemos colocado en el paso anterior. Pegaremos otra tira que llegue hasta la falsa quilla de proa. A medida que coloquemos las tiras, si éstas tapan los orificios de las troneras, debes cortar la parte de forro que las cubre con la ayuda del cúter. Por encima de las tiras de forro que hemoscolocado en los pasos anteriores, pegaremos otra tira aproximadamente donde se muestra en la fotografía. Recuerda que las tiras deben quedar muy justas para conseguir un buen acabado. Para que las tiras de forro se adhieran con firmeza, la presionaremos con el mango de madera de alguna herramienta. Colocaremos otra tira de forro ajustada detrás de la que hemos colocado en el paso anterior. Esta tira debe quedar también enrasada por debajo de las troneras de la primera batería. No olvides que debes presionar con firmeza las tiras para que se peguen correctamente. Presionaremos bien la tira y, con la ayuda de un cúter, la cortaremos a ras de la falsa quilla de proa. El espacio de la falsa quilla deberá quedar sin cubrir. Para colocar el forro de acabado de ramín encolaremos la zona justo por debajo de la primera batería y a todo lo largo del casco. Colocaremos una tira de forro ajustada por debajo de las troneras de la primera batería. La chapa debe ir de la quinta tronera hasta sobrepasar la falsa quilla de proa. Ahora con un pincel y pintura acrilica negra mate, pintaremos el fondo de las troneras para darle más profundidad. Comprobaremos que el marco de tronera, encaja en cada uno de los orificios de la cuarta batería. Al igual que hicimos con los otros orificios, si el marco no encaja en alguno de ellos, lo retocaremos con un cúter. Comprobaremos, sin pegarlo todavía, que el marco de la tronera encaja en cada uno de los orificios de las troneras de las tres primeras baterías del barco. En el caso de que en alguno de ellos no encajara bien, ajustaremos el orificio con la ayuda del cúter. Como podemos observar, la porta tiene unos salientes en la parte superior. Si insertamos estos salientes por detrás del marco de la tronera, comprobarás que hace la función de bisagra. Resérvala para colocarla más adelante, en todos los orificios de las troneras de las tres primeras baterías. Cuando hayamos colocado todas las chapas, presionaremos con firmeza con el mango de madera de alguna herramienta para que queden bien pegadas. Cortaremos con un cúter los sobrantes de las chapas que sobresalen por los laterales del casco y después pasaremos un limatón para eliminar posibles repelos. Continuamos en esta 4ª parte, colocando el forro de acabado de la popa del casco. Con chapas de sapelli de 0,5 mm. Con la ayuda de un cúter, cortaremos tres chapas por la mitad y aplicaremos cola de impacto en una de sus caras. Encolaremos también la zona de la popa del casco que se muestra en la fotografía. Colocaremos la primera chapa centrada a partir de 105 mm desde la punte.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

After going over a few of the blog posts on your blog, I honestly appreciate your technique of blogging.
I book marked it to my bookmark website list and will be checking back
in the near future. Please check out my website too and let me know your opinion.
Here is my web blog - mens diesel trainers

Jose Sanchez dijo...

Eres mu malo tio forrando

Anónimo dijo...

Eres mu malo tio forrando el barco hasta un niño lo
haria mejor que tu