a

a

Construcción de un barco

La construcción de la maqueta de un barco es una experiencia única. A diferencia de otros tipos de reproducciones, requiere materiales naturales como la madera, cuyo empleo necesita de ajustes y técnicas específicas. Una típica maqueta de barco, incluso si se trata de un producto presentado en una caja de montaje, no tiene nada que ver con un kit de plástico: cada pieza tiene que adaptarse y, por así decirlo, modelarse antes de colocarla. La construcción es progresiva, evoluciona poco a poco, pasando de una fase a la siguiente, y cada etapa exige una experiencia y un saber hacer diferentes.
Quien aborda por primera vez esta afición quizá tendrá, al principio, dificultades para comprender cómo es posible completar una reproducción majestuosa (impresionante y fiel hasta el último detalle a una gran nave, dotada de todos sus mástiles, velas, cañones y equipamiento) a partir de un montón de piezas contrachapadas sueltas. Sin embargo, conseguirlo está al alcance de todo el mundo, incluidos quienes no son particularmente hábiles en los trabajos manuales. No obstante, es evidente que la experiencia facilita mucho el trabajo. Durante la construcción de una maqueta naval de madera, sea la que sea, se pasa inevitablemente por fases delicadas y momentos críticos: algunos son inevitables, otros exclusivos de un determinado tipo de maqueta. Pero todos estos problemas ya los han encontrado y solucionado modelistas que más allá de sus conocimientos individuales han aplicado simplemente técnicas y métodos nacidos de su experiencia.

El navío más poderoso del siglo XVIII

El Santísima Trinidad fue el fruto más sobresaliente de la decidida política emprendida hacia 1748 por el marqués de la Ensenada, por entonces secretario de la Marina española. Para revitalizar la maltrecha Armada, el marqués envió al constructor Jorge Juan a Londres con la finalidad de reclutar a los mejores carpinteros de ribera. Burlando la vigilancia inglesa, Jorge Juan contrató, entre otros, a Matthew Mullan, uno de los más reputados maestros británicos. Como resultado de esta decisión se construyeron 46 unidades de los famosos "74 cañones", 35 fragatas y 5 navíos de más de 90 cañones, entre los que destacó el Santísima Trinidad, el buque más poderoso construido hasta entonces, con capacidad para 136 unidades de artillería distribuidas en cuatro cubiertas. Matthew Mullan recibió el encargo de diseñar el buque mejor armado de la época y se decidió que se construyera en La Habana, ya que el arsenal de La Carraca de Cádiz, donde trabajaba Mullan, no era apto para navíos de más de dos cubiertas. Fue botado en 1769 con 61,4 metros de eslora y 16,6 de manga, medidas no superadas entonces por ningún barco. Se armó en El Ferrol con 120 cañones y se hicieron algunas reformas para intentar solucionar algunos problemas de navegación y la excesiva escora. El Santísima Trinidad necesitaba una dotación de mil hombres entre mandos, artilleros y marineros, sin contar con los contingentes de Infantería de Marina que pudiera transportar según las necesidades de cada operación. El barco se incorporó a la Armada y en seguida adquirió la categoría de símbolo por su imponente presencia y su capacidad artillera, además de convertirse en la joya codiciada por los ingleses. Participó en el intento de bloqueo del canal de la Mancha y más tarde en el de Gibraltar, donde estuvo a punto de naufragar a causa de un temporal en el estrecho. El 9 de agosto de 1780 entró en combate por primera vez, apresando 4 fragatas y 51 buques de un convoy inglés cerca del cabo de San Vicente. También tomó parte en la reconquista de Menorca, apresando otro convoy británico. En 1782 participó como buque insignia de Luis de Córdoba en el asedio de Gibraltar. En otro combate en el cabo de San Vicente estuvo a punto de ser derrotado en gran desigualdad de condiciones frente al ataque de navíos ingleses que lo desarbolaron y causaron más de 200 bajas. En la ampliación realizada en 1795 se corrió la batería alta, elevándose el número de piezas de artillería a 136 unidades. En Trafalgar fue apresado por cuatro navíos ingleses tras sufrir numerosas bajas. Mientras era remolcado a Gibraltar por los británicos para ser mostrado como trofeo de guerra, un incendio lo hundió definitivamente.

domingo, 28 de junio de 2009

Construcción del Navío Santísima Trinidad paso a paso 3ª parte

Lijaremos la zona de la falsa quilla de proa hasta rebajarla también a 5 mm de ancho.
Lijaremos la zona del codaste hasta rebajarlo a 5 mm de ancho.
Como podemos observar en esta fotografía, en la zona de las troneras no hemos aplicado masilla. El casco debe quedar suave al tacto. Cuando la masilla se haya secado por completo, repasaremos todo el casco con un taco lijador con la lija de grano medio. Después pasa la lija de grano fino. Después de lijar todo el casco, si todavía notamos que alguna cuaderna nos ha quedado desplazada o en alguna zona del casco queda hundida, debemos igualar los desniveles aplicando una capa no demasiado gruesa de masilla tapa-grietas al agua. Para esta operación nos será muy útil una espátula. No apliques la masilla en la zona de las troneras. Para seguir con el limado del casco, cortaremos el listón que remata la cubierta del bauprés, a ras de la misma cubierta, con la ayuda del cúter. Después, con el limatón y en la posición que muestra la fotografía, igualaremos el perfil del listón con la superficie de la cubierta. En el caso de que la cubierta se raye ligeramente, la barnizaremos de nuevo. Es probable que encontremos algunas tracas que han quedado más hundidas que otras. Para solucionarlo, pegaremos un trozo de traca sobre el tramo que haya quedado nás hundida. Utilizaremos como adesivo el pegamento de secsdo rápido. Una vez limados los refuerzos de proa y de popa, debemos lijar todo el casco con un taco lijador y papel de lija de grano grueso para unificar la superficie de las tracas. La finalidad de este lijado es eliminar los desniveles que puedan existir entre traca y traca facilitando así la colocación, que realizaremos más adelante, del forro definitivo del casco. Una vez hayamos dejado los refuerzos de ambos lados del casco enrasados con las tracas, deberemos rebajar la parte trasera. Con una lima de media caña, rebajaremos los refuerzos hasta dejarlos a ras de la falsa quilla. Es muy importante que este rebaje lo realicemos con la lima en posición totalmente perpendicular a la falsa quilla para obtener un limado equilibrado. En esta fotografía se pueden ver todos los refuerzos limados y redondeados. Para limar los refuerzos de popa, utilizaremos una lima de media caña. Rebajaremos los refuerzos hasta que queden de las tracas de forro como se muestra en la fotografía. Con el casco boca abajo en la posición que muestra la fotografía. Seguiremos con la lima de media caña, rebajando el frontal de los refuerzos hasta que queden a ras de la falsa quilla. En ningún momento debemos alterar el perfil de la falsa quilla. Para lijar los refuerzos del casco utilizaremos una lima de media caña. Colocaremos el barco en la posición que muestra la fotografía y empezaremos a lijar de proa a popa. Se trata de debastar los tacos hasta que queden a ras de las tracas de forro. Cogeremos una traca de forro sobrante. La lijaremos con papel de lija de grano fino y sumérgela en agua unos diez minutos. Si presentamos la traca sobre el frontal de la cubierta del bauprés y realizamos ligeras presiones, notarás que la flexibilidad de la traca permite adaptarla a la curvatura de la cubierta. Una vez lo hayamos comprobado, cortaremos la traca a medida y con pegamento de secado rápido la ajustaremos al frontal de la cubierta como muestra la fotografía.Encolaremos y pegaremos los refuerzos nº2 y nº3 dispuestos como muestra la fotografía, y a continuación colocaremos los del otro lado por el mismo orden que los anteriores. Pegaremos el refuerzo nº1 contra la onceava cuaderna. Nos aseguraremos de que quede bien ajustada a la cuaderna y al ángulo inferior. Encolaremos la cara del refuerzo nº1 que muestra la fotografía. Tomaremos la plancha nº 1 y con un lápiz numeraremos los refuerzos de su interior como muestra la fotigrafía. Después, con la ayuda de un cúter extraeremos las piezas de la plancha y la lijaremos con una lija de grano fino. Limaremos las puntas de las tracas de forro que sobrepasen la onceava cuaderna con la ayuda de una lima plana. Se trata de preparar la superficie donde se colocarán los tacos de refuerzo de popa. Así deben quedar los refuerzos de proa una vez colocados. Más adelante limaremos las zonas de los refuerzos que sobresalen de la cubierta del bauprés y de la falsa quilla. Pegaremos el otro refuerzo nº 2 encima del refuerzo nº 1 colocado en el paso anterior. Encolaremos y pegaremos un refuerzo nº 3 encima de cada uno de los refuerzos nº 2. Pegaremos el otro refuerzo nº1 en el otro lado de la falsa quilla. Siguiendo el mismo proceso, pegaremos un refuerzo nº 2 encima del refuerzo que colocamos el paso anterior. Pegaremos el refuerzo en la zona del casco que muestra la fotografía. La parte superior del refuerzo debe quedar alineada con la parte inferior de la cubierta del bauprés. La parte inferior del refuerzo debe quedar alineada con la parte inferior de la falsa quilla. Tomamos el refuerzo nº 1 y lo encolamos por la cara que muestra la fotografía. Cortaremos los nervios de los refuerzos de proa que los unen a las planchas con un cúter y los extraeremos con cuidado. Lija todos los refuerzos con papel de lija de grano fino. Con un lápiz, identificaremos cada uno de los refuerzos de proa de la plantilla, con la numeración que muestra la fotografía. Repasaremos las tracas que sobresalgan por delante de la primera cuaderna con un taco lijador o con una lima. Éste lijado final sirve para que cuando coloquemos los refuerzos de proa éstos se ajusten correctamente a la falsa quilla y a la primera cuaderna. Éste será el aspecto del casco del barco una vez tapados todos los huecos con cuñas, recuerda que tenemos que tapar todos los huecos por ambos lados del casco. Seguiremos cerrando aquellos huecos que las tracas de forro dejaron en el casco. Para ello, elaboraremos cuñas con tracas de forro sobrantes. Aplicaremos pegamento de secado rápido y taparemos los huecos de la zona de proa del casco como se muestra en la fotografía. Si notas que las cuñas están muy resecas y se rompen al adaptarlas a la curvatura del casco, la sumergiremos en agua para que ganen elasticidad. Comprobaremos que la cuña encaja correctamente en el hueco del casco. Si fuera necesario, ajustaremos la forma de la cuña con un taco lijador hasta que encaje en su posición. Aplicaremos pegamento de secado rápido a las zonas de contacto de la cuña y la pegaremos. Para cerrar los huecos que al colocar el forro hayan quedado sin cubrir, utilizaremos tracas de forro sobrantes para elaborar las cuñas. Presentaremos una traca sobre el hueco a tapar y con la ayuda de un lápiz, marcaremos la longitud del orificio sobre la traca, colocaremos una regla sobre la traca marcada con el lápiz y con la ayuda de un cúter, la cortaremos a medida. éste es el aspecto del casco del barco con todas las tracas colocadas. Reserva los materiales sobrantes para su utilización en fases de montajes posteriores. Como podemos observar en esta fotografía, la colocación del primer forro del casco ya está casi completa. En fases de montajes poeteriores, iremos viendo cómo cerrar los huecos que han quedado entre traca y traca. Colocaremos otra traca que valla desde el centro de la séptima cuaderna asta sobrepasar la onceaba, cortaremos el sobrante. Pegaremos otra traca que valla desde el centro de la cuarta cuaderna hasta el centro de la séptima. Pegaremos otra traca que valla desde el centro de la quinta cuaderna hasta sobrepasar la primera, cortaremos el sobrante. Éste es el aspecto del casco del barco una vez terminada esta fase del montaje, guardaremos el material sobrante para posteriores montajes. Pegaremos otra traca de forro delante de la que hemos colocado en el paso anterior, que baya desde el centro de la octava cuaderna hasta el centro de la quinta. Ajustada a la traca que colocamos en el paso anterior, pegaremos otra traca que vaya desde el centro de la sexta cuaderna hasta el centro de la cuarta. A continuación de ésta, encolaremos y clavaremos otra traca que vaya desde el centro de la cuarta cuaderna hasta sobrepasar la primera. Cortaremos el sobrante de la traca a ras de la primera cuaderna. Por encima de la última traca que acabamos de colocar, en la fotografía, pegaremos la siguiente; debe ir desde el centro de la octava cuaderna hasta sobrepasar la onceava. Ajustaremos y pegaremos una traca de forro por encima de la anterior, que vaya desde el centro de la sexta cuaderna hasta el centro de la novena. Continuaremos con la colocación del forro del barco. Encolaremos una traca de forro que vaya desde el centro de la octava cuaderna hasta sobrepasar la onceava, cortaremos los sobrantes. Pegaremos otra traca bien ajustada detrás de la que hemos colocado en el paso anterior, desde el centro de la octava cuaderna hasta sobrepasar la onceava. Fijaremos la traca con puntas y cortaremos el sobrante a ras de la onceava cuaderna. Pegaremos y clavaremos otra traca ajustada detrás de la que acabamos de colocar, que vaya desde el centro de la quinta cuaderna hasta el centro de la octava. Ajustaremos una traca por encima de las otras dos colocadas en el paso anterior, de manera que vaya desde el centro de la segunda cuaderna hasta el centro de la quinta. Una vez hayamos comprobado que se ajusta bien, la fijaremos con puntas. Seguiremos con la colocación del forro del barco. Ajustaremos la longitud de una traca de forro para que llegue desde el centro de la quinta cuaderna hasta el centro de la octava. Después, la pegaremos y clavaremos con puntas. Justo delante de la traca anterior, pegaremos un trozo de traca que llegue desde el centro de la quinta cuaderna hasta el centro de la cuarta. Pegaremos una traca entre el centro de la cuarta cuaderna hasta el de la séptima, bien ajustada a la última traca que colocamos en el paso anterior. Pegaremos otra traca a continuación de la anterior, desde el centro de la séptima cuaderna hasta el centro de la décima. Encolaremos y clavaremos con puntas todas las tracas. Pegaremos un trozo de traca que vaya desde el centro de la quinta cuaderna hasta el centro de la sexta, bien ajustada detrás de la primera traca que hemos colocado en el paso anterior. Detrás de esta última, pegaremos otra traca que llegue desde el centro de la sexta cuaderna hasta el centrode la novena. Al ir en forma de cuña o como también se les llama atunes, Como los que se muestran en la fotografía. Pegaremos otra traca de forro por debajo de la anterior que llegue desde el centro de la quinta cuaderna hasta el centro de la segunda. Seguiremos el mismo proceso, pegando otra traca que llegue desde el centro de la cuarta cuaderna hasta sobrepasar la primera. Fijaremos las tracas con puntas y cortaremos el sobrante a ras de la primera cuaderna con una sierra de mano. Para continuar con la colocación del forro del casco. Presentaremos una traca de forro sobre la zona del casco que se muestra en la fotografía y ajustaremos la longitud de la traca para que llegue desde el centro de la séptima. Encolaremos y fijaremos la traca con las puntas. Recuerda que debemos colocar las mismas tracas en el otro lateral del casco. En la fotografía podemos observar cómo el forro queda esactamente igual a ambos lados del casco. En la fotografía podemos observar cómo quedará la popa del casco una vez concluida esta fase del montaje. Justo detrás de las tracas colocadas en el paso anterior, colocaremos otras dos en la posición que nos indica la fotografía. Continuaremos colocando tracas siguiendo el orden que nos muestra la fotografía. Fijaremos las tracas con puntas y cortaremos el sobrante de la última traca a ras de la primera cuaderna. Encolaremos y pegaremos dos tracas más en las zonas del casco que se muestran en la fotografía. Unas de las tracas debe llegar desde el centro de la quinta cuaderna hasta el centro de la octava. La otra traca debe llegar desde el centro de la octava hasta sobrepasar la onceava cuaderna. Fijaremos las tracas con puntas y cortaremos el sobrante de la última traca a ras de la onceava cuaderna. Fijaremos otra traca ajustada por delante de la que colocamos en los pasos anteriores, que llegue desde el centro de la quinta hasta el centro de la segunda cuaderna. Por debajo de ésta última, fijaremos otra traca que llegue desde el centro de la quinta hasta sobrepasar la primera cuaderna. Después, cortaremos el sobrante de la traca a ras de la primera cuaderna. En la zona de popa, colocaremos otra traca desde la octava hasta la onceava cuaderna y dejaremos el espacio sin cubrir que se muestra en la fotografía. Fija la traca con puntas y cortaremos el sobrante a ras de la onceava cuaderna. Aplicaremos cola y fijaremos otra traca a continuación de la última que acabamos de colocar. Como podemos apreciar en la fotografía, la traca va desde el centro de la quinta cuaderna hasta sobrepasar la primera. Una vez fijada, cortaremos la traca a ras de la primera cuaderna. Fijaremos dos tracas a cada lateral del casco que vayan desde el centro de la quinta hasta el centro de la octava cuaderna. Debemos ajustar la longitud de las tracas para que no sobrepasen las respectivas cuadernas. Con la ayuda de un cúter, abriremos los encajes de la popa de las amuradas, que las tracas de forro han tapado. éste será el aspecto del casco del barco una vez completada esta fase del montaje. Reservaremos los materiales sobrantes para su utilización en montajes posteriores. Siguiendo los mismos pasos que en trabajos anteriores, colocaremos una hilera completa de tracas a ambos laterales del casco, en las zonas que nos indica la fotografía. Luego, cortaremos los sobrantes de tracas a ras de la falsa quilla de proa y de popa. Colocaremos la siguiente traca desde el centro de la octava cuaderna hasta sobrepasar la falsa quilla de popa. Colocaremos igual de tracas en el lado derecho del casco. Encolaremos y fijaremos otra traca que abarque desde el centro de la quinta cuaderna hasta el centro de la octava. Comprobaremos que todas estas tracas queden bien ajustadas a la falsa quilla. En la cuaderna donde se unen los extremos de dos tracas, debemos clavar una punta para fijarlas. Para forrar la zona de la falsa quilla, encolaremos las partes de las cuadernas donde hará contacto la primera traca. Colocaremos una pieza que empiece en el centro de la quinta cuaderna y que sobrepase la proa del barco. La fijaremos con puntas, ayudándonos con el clavador. Con la ayuda de un cúter, cortaremos el sobrante de la traca a ras de la falsa quilla de proa. En la popa del casco, cortaremos las tracas ajustándolas a la forma que se muestra en la fotografía. Realizaremos esta operación primero con un cúter, y utilizaremos una lima de media caña para las zonas curvadas. Seguiremos colocando tracas, recuerda que deben de ir lo más ajustadas posible unas a otras. Recuerda tanbién que hay que colocar la misma cantidad de tracas en el otro lateral del casco para conseguir un acabado simétrico. A medida que vayamos colocando tracas de forro, iremos tapando las troneras. Para evitar perderlas de vista por completo, las destaparemos (es decir, cortaremos el tramo de listón que las cubre) con ayuda de un cúter. Observa que si ahora colocásemos una traca a continuación de la anterior, se solaparía con la de abajo. Para solucionarlo, en lugar de dar formas complicadas a las tracas, colocaremos una por encima de la última, tal como se muestra en la fotografía. De esta forma, reservamos un espacio que, más adelante, cubriremos con una cuña, o como se les denomina, atunes. Encolaremos y fijaremos otra traca justo detrás de la que colocamos en el paso anterior. Esta segunda pieza debe comenzar en el extremo de la primera traca y continuar hasta sobrepasar la decimocuarta tronera. Para continuar colocando el forro del barco, aplicaremos pegamento de secado rápido a una de las tracas y la pegaremos por encima de la que colocamos en la zona inferior de las troneras, Esta traca debe ir desde la proa del casco hasta sobrepasar la séptima tronera. Es muy importante que las piezas del forro queden lo más juntas posible. Cortaremos el sobrante de la traca a ras de la onceava cuaderna con la ayuda de una sierra. Realizaremos. Realizaremos el forrado simultáneamente a ambos lados del casco; es decir, por cada traca colocada en el lado izquierdo, deberemos colocar otra en el lado derecho y viceversa. Pegaremos otra traca de forro ajustada a la segunda es decir, desde el centro de la octava cuaderna hasta sobrepasar la onceava cuaderna, Estas tracas deberemos fijarlas clavando puntas en las uniones con las cuadernas, tal como se muestra en la fotografía. Colocaremos otra traca desde el centro de la quinta cuaderna, hasta el centro de la octava. Con la ayuda de una sierra, cortaremos la traca a ras de la primera cuaderna. Cojeremos una traca de forro de 2 x 5 x 250 mm para empezar el forrado del casco. Colocaremos la traca desde el centro de la quinta cuaderna hasta que sobrepase la primera. Debemos colocar de manera que tape la unión entre la tronera de la primera batería y las cuadernas. Para pulir las zonas más curvas del casco, nos será muy útil una lima de media caña. La falsa quilla en la zona de popa debemos dejarla intacta. De la misma manera que hicimos en la proa del casco, comprobaremos también en la popa que la traca de forro se ajusta bien a las cuadernas. Éste será el aspecto de la popa del casco una vez concluido el proceso de lijado. Ahora lijaremos las cuadernas en la parte de proa, donde se curvaran los listones de forrado. A medida que avanzamos con el lijado del casco, comprobaremos que lo hacemos correctamente. Para ello, cogeremos una traca de forro y presionaremos ligeramente contra las cuadernas, la haremos deslizar de arriba abajo para poder apreciar si toca o no en todas las cuadernas. Éste será el aspecto que tendrá la proa del casco una vez concluido el lijado en esta zona. Encolaremos y clavaremos los trozos de listones necesarios para cubrir completamente la zona curva de la popa del casco. Cojeremos tres listones de ramín de 2 x 5 x 250 mm. Y los cortaremos por la mitad con una sierra. Aplicaremos cola a uno de los listones y lo pegaremos centrado y ajustado a la parte superior de la pieza de la popa del casco le clavaremos las puntas, tal y como se muestra en la fotografía. En esta fase del montaje empezaremos a colocar el primer forro del Santísima Trinidad. Primero limaremos la zona de la popa del casco tal y como se muestra en la imagen. Esta operación debemos realizarla con una lima de media caña, y si no la tenemos, podemos utilizar un trozo de varilla de 12 o 14 mm, la forraremos con papel de lija de grano medio. Este lijado sirve para unificar la superficie curva que describe la falsa quilla en esta zona, igualando los posibles desajustes de las piezas.

2 comentarios:

Paddy dijo...

Hola Julián, soy otro aficionado al modelismo naval y debo felicitarte por tu trabajo y tu dedicación a mostrar a otros todo lo que se puede hacer con paciencia y cariño. Muy bien mostrado todo el proceso y eso es otro trabajo arduo. Un abrazo y nuevamente felicitaciones!!

Sergi torres dijo...

Buenas estaria interesado en hacer el santisima trinidad i me estoy preparando y no seque tipo de masilla pones para igualar el casco.¿como se llama?